Enter your keyword

Fraudes bancarios

Fraudes bancarios

La jurisprudencia mayoritaria en materia de fraudes bancarios recaídos en cuentas corrientes, se ha mostrado favorable al consumidor o en este caso, él cuenta correntista. En efecto, nuestro máximo Tribunal entiende que el contrato de cuenta corriente, es una especie de depósito que recae en un bien eminentemente fungible. Lo anterior quiere decir que el dinero, es un bien que presenta una equivalencia funcional en cuanto a su poder liberatorio, de modo que las unidades individuales pueden reemplazarse sin que afecten dicha capacidad (por ejemplo, un billete de $ 20.000 pesos puede ser sustituido por otro del mismo valor sin afectar su poder liberatorio para, en el caso del contrato de cuenta corriente, que se asimila a un depósito, la entidad Bancaria cumpla con su devolución cuando él cuenta correntista lo requiera).

En ese orden de ideas, nuestra máxima judicatura ha indicado que es de cargo del depositario (Banco) el riesgo de la perdida de la cosa depositada (dinero) durante la vigencia de la convención (contrato de cuenta corriente). En otras palabras, es el Banco quien sufre el fraude, manteniéndose la obligación de este último, de resguardar y restituir el dinero del cuenta correntista, toda vez que se trata de un bien fungible que puede ser reemplazado por otros bienes (billetes) de su misma especie.

Así, para el caso de transferencias electrónicas, el Capítulo 1 7, punto 4.2, de la Recopilación de normas de la Superintendencia de Bancos indica que: «Los bancos deberán contar con sistemas o procedimientos que permitan identificar, evaluar, monitorear y detectar en el menor tiempo posible aquellas operaciones con patrones de fraude, de modo de marcar o abortar actividades u operaciones potencialmente fraudulentas, para lo cual deberán establecer y mantener, de acuerdo a la dinámica de los fraudes, patrones conocidos de estos y comportamientos que no estén asociados al cliente”.

Finalmente, nuestros máximos Tribunales, mayoritariamente, estiman que por los argumentos antes indicados, se vulnera el Derecho de Propiedad (cuando la vía utilizada es el Recurso o Acción de Protección) o él deber del proveedor de prestación de servicios de un modo seguro para el consumidor Art. 23 Ley 19.496.- (cuando la vía es mediante la Ley de Protección al Consumidor) y los montos sustraídos fraudulentamente de la cuenta corriente del cliente, deben ser restituidos a este.

Abogado Héctor Eduardo Muñoz Diaz

Contacto +71 2 746132 / +56 9 75394939